24 junio, 2024

Articulo al día

Estate al día de la actualidad

Da el salto al ahorro en tu casa con los instaladores de gas natural

Se puede ahorrar mucho en tu casa, sobre todo revisando bien los gastos superfluos que pagamos religiosamente todos los meses debido a los servicios que recibimos en nuestro hogar, como el agua, la electricidad, el gas o la conexión a internet. Por ejemplo podemos ahorrar mucho en la factura de nuestra luz, cambiando la iluminación a las novedosas de tipo led, pero también podemos ahorrar mucho con el gas, más bien dicho con la fuente de energía que usamos para calentar tanto el agua caliente sanitaria como nuestro propio hogar. Para ello debemos dar el salto al gas natural, una fuente de energía muy limpia y económica, solo necesitas ponerte en contacto con los instaladores de gas natural.

El gas natural es muy económico, de hecho cuesta la mitad que el otro tan extendido en nuestro país, el gas butano. Cuando hablamos de la mitad nos referimos al precio por metro cúbico que pagamos por uno y por otro.

Otra ventaja enorme de esta fuente de energía, es que llega a nuestro domicilio vía tubería, por ello te olvidarás del repartidor de butano o de esas veces que te quedas sin gas y tienes que salir a cambiar la bombona o incluso la de repuesto se ha acabado y te toca ducharte con agua fría y luego coger tu coche para ir a comprar una bombona. Todo esto será cosa del pasado, el flujo constante de gas natural llegará a tu casa y caldera o calentador de gas natural, nunca más se apagará.

Un cambio rápido y sencillo

Así es como podemos definir el cambio al gas natural, muy rápido y sencillo, en el mismo día puedes comenzar a disfrutar del gas, ya que es lo que habitualmente tarda en realizarse el cambio, una mañana, más el tiempo que necesita el inspector para revisar tu instalación y dar el visto bueno a la misma.

Para realizar la instalación solo deberás conectarte a la red principal que pasa por la puerta de tu hogar, todo ello mediante una fina tubería de cobre. En esta tubería se colocarán dos llaves de paso y el contador de gas, este siempre en un lugar visible para que pueda ser visto por el personal de la empresa suministradora para medir el consumo de gas.

Luego le llega el turno a tu caldera o calentador de agua caliente, en el cual deberán actuar cambiado los chicles o inyectores de gas que se encargan de aportar el gas al quemador para que se pueda producir la combustión. El hecho de cambiarlos es debido a que el gas natural necesita un calibre o diámetro diferente al del gas butano o el gas propano.