13 julio, 2024

Articulo al día

Estate al día de la actualidad

Despedidas junto al mar, despedidas en Tarragona

¿Qué tendrán el mar que los mejores momentos se viven casi siempre en la costa? Un toque de diversión, un poco de romanticismo y los vientos marinos, que seguramente alteran un poco el espíritu. Sea lo que sea, no hay mejor lugar para celebrar una despedida de soltero que cerca del mar ¿No crees? Y de entre las miles de posibilidades, las despedidas en Tarragona tienen un plus añadido.

La costa de Tarragona es especial, con maravillosas localidades donde el buen rollo se respira en cada rincón, donde hay un gran ambiente durante todo el año y con fantásticos locales para disfrutar del día y la noche ¿Qué mejor lugar para despedirse por todo lo alto de la soltería?

Además, no debes olvidar que el clima es maravilloso en esta zona, si tienes pensado celebrar la despedida en marzo o en octubre, no te preocupes, seguramente nada aguará tu fiesta y podrás disfrutarla a lo grande.

Elegimos lugar, elegimos que hacer

despedidas TarragonaYa tienes el escenario ideal. Pero es solo el comienzo ¿Te has parado a pensar en lo que queda por delante? Da igual si se trata de tu propia despedida o la de tu amigo o amiga, el trabajo es el mismo: poner fecha para la despedida, contar con que puedan ir todas las personas con las que vais a compartir ese día, buscar alojamiento y, finalmente, decidir a qué vais a dedicar ese día o el fin de semana, según os apetezca.

La playa está muy bien, sí, pero no todo es agua y arena, tendrás qué buscar algo más que hacer, algo divertido y debe ser mucho más original de lo que has hecho en otras despedidas ¿Quieres ser diferente? Hazlo, es posible.

Puedes aterrorizar a tus amigos en un castillo encantado. Aunque si no son de los que se asustan con facilidad puedes poner a prueba sus condiciones físicas y su desvergüenza en una prueba del estilo del archiconocido “Humor amarillo” y vaya por delante que no es lo mismo verlo que vivirlo, seguramente acabéis con dolor de estómago de tanto reír, sí, y con algún que otro golpecillo sin importancia.

Y como no hay despedida sin música o stripers, podéis poner la guinda en un buen local donde bailar y divertiros hasta que el cuerpo aguante. Piensa que en el mundo de las despedidas de soltero no hay límites.